Saltar al contenido

Cómo elegir una mesa de centro

como elegir mesa de centro

Tipos de mesas de centro

Extensibles: Este tipo de mesa se considera perfecta para integrarse en un salón pequeño. Tiene baldas y pequeños cajones, por lo que nos dará ese espacio de almacenamiento extra que estamos buscando. Pero lo realmente interesante de este tipo de mesa extensible es su ala extraíble, que podemos sacar cuando se nos antoje. Es una mesa de centro para salón pequeño muy práctica.

De fácil acceso: Son aquellas mesas estrechas, que dejan espacio a sus alrededores. Son altas y largas, dejando también espacio en la parte inferior (algo que se considera muy práctico a la hora de limpiar). Algunos modelos disponen de un par de cajones; no son demasiado espaciosos, sólo lo suficiente para guardar libros o determinados accesorios. También se caracterizan por ser ligeras; así las podremos llevar de un lado a otro si nos hace falta.

mesa de centro para salon pequeñoDe poca altura: Estas mesas tienen una altura reducida, compensándose con una gran anchura. Están más bien recomendadas para cuando queremos llenar un salón amplio (si el salón es pequeño no deberías comprarlas, ya que pueden hacer que parezca todavía más pequeño). Las mesas de centro que son auténticas tendencias a día de hoy son aquellas que se han diseñado en material de madera. Estas aportan calidez a cualquier ambiente.

Juego de mesas gemelas: ¿Y si en lugar de poner una mesa, nos decantásemos por dos? Lo cierto es que 2 mesas iguales nos pueden dar mucho juego. Por ejemplo, las podemos juntar en un momento dado para crear una más grande. También las podemos separar para colocar una mesa auxiliar en cada uno de los extremos del sofá. Al ser independientes la una de la otra, moverlas será sencillo.

Mesas de centro para miniespacios: Si el espacio es tan reducido que te estás planteando si comprar o no una mesa de centro, la mejor opción es elegir una que sea blanca o de cristal. Las tonalidades tenues ayudan a crear una sensación de amplitud, haciendo que cualquier espacio sea más grande de lo que es en realidad. Con el cristal ocurre algo similar, ya que refleja la iluminación del entorno. Si en el salón nos entra buena luz natural, una mesa de centro para salón pequeño de cristal debería de ser nuestra apuesta.

Mesas de centro ‘tamaño familiar’: Son las más bestias. Tienen un gran tamaño con amplios cajones para guardar todo lo que se nos antoje.

¿El problema? Que el salón debe de ser grande para colocarlas.

Entre estos tipos de mesas de centro elige el modelo que más se adapte al salón o al lugar en la que la tengas pensado colocar.